ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

Ecos del futuro

Reflexiones sobre ciencia, economía, ecología, política y comportamiento humano

Archivos

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             


Últimos comentarios

  • Rawandi en Por qué deberíamos confiar en los científicos
  • zet1 en Estratagemas antinucleares
  • zet1 en En defensa del argumento de autoridad y el consenso científico
  • zet1 en Por qué deberíamos confiar en los científicos
  • zet1 en Por qué deberíamos confiar en los científicos
  • Pedro J. en Estratagemas antinucleares
  • Francesc en Estratagemas antinucleares
  • Pedro J. en Estratagemas antinucleares
  • Yepa en Estratagemas antinucleares
  • Pedro J. en Estratagemas antinucleares


  • Categorías

  • Acertijos
  • Astronomia
  • Ateismo
  • Biologia
  • Cambio climatico
  • Civilizacion
  • Comportamiento humano
  • Corporaciones
  • cortos
  • Crisis
  • Cristianismo
  • Destino
  • Dinero
  • Ecologia
  • Economia
  • Educacion
  • Energia
  • Enlaces
  • Escepticismo
  • Etica
  • Evolucion
  • Extincion
  • Felicidad
  • Fisica
  • Futuro
  • Genetica
  • Globalizacion
  • Guerra
  • Historia
  • Humor
  • Islam
  • Libros
  • Longevidad
  • Loteria
  • Metodo cientifico
  • Neurologia
  • Nuclear
  • Ocio
  • Petroleo
  • Política
  • Psicologia
  • Religion
  • Riesgo
  • Salud
  • Sociedad
  • Tecnologia
  • Trabajo

  • Series

  • Mecánica cuántica. En progreso

  • Materia oscura

  • Economía de la práctica religiosa

  • Imagen del principio del universo

  • Ahogado en una supercuerda


    En la red

  • Antigua página personal
  • Tutorial de Cosmología
  • @ecosdelfuturo
  • La ciencia del cambio climático


    Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


    2006-2017

    Pedro J. Hernández



    Blogalia

    Blogalia

  • Inicio > Historias > Hombres, mujeres, pasión y esperma

    Hombres, mujeres, pasión y esperma

    El pene humano como dispositivo de retirada de semen podría parecer un título algo pretencioso para una película porno. Pero no --aunque suene más extraño todavía-- en realidad se trata de un artículo científico con una idea plausible sobre la razón de la forma del pene.

    El tamaño importa aquí, pero la forma es fundamental si lo que se trata es de retirar el semen de un posible rival. Otros estudios también muestran que cuando los hombres pasan algo de tiempo alejados de sus mujeres, al regreso tienden a tener mayor deseo sexual por ella y a penetrar más fuerte y más profundo, lo que parece consistente con la idea de la retirada del posible semen del rival --pues la mujer ha tenido la posibilidad de ser infiel--

    Una observación contradictoria podría ser que el hombre podría tirar piedras sobre su propio tejado retirando su propio semen de una relación previa. Pero precisamente el mecanismo que podría evitar este hecho es la mayor dificultad en la erección después de una primera relación. ¿Apoyaría aún más esta tesis algún estudio que mostrara que un hombre tiene mayor capacidad de erección después de una relación si la mujer es distinta?

    Por supuesto la mujer debería haber desarrollado medidas defensivas y parece que efectivamente las mujeres presentan menores deseos de mantener relaciones sexuales con su pareja después de una infidelidad. Y la probabilidad de infidelidad aumenta cuando están en el momento más fértil de su ciclo menstrual. Y también aumenta en ese momento la probabilidad de tener un orgasmo, que facilita la absorción del semen con los movimientos de contracción intrauterina y vaginal que lo acompañan.

    Los autores han experimentado con diversos juguetes sexuales para comprobar la eficiencia a la hora de retirar el semen, llegando a la conclusión que la anatomía de la corona y del glande característica de los humanos es fundamental en ese cometido. Por ejemplo los chimpancés --y el resto de primates-- no presentan la misma anatomía.

    El resultado fundamental es que la magnitud de desplazamiento del pene es directamente proporcional a la profundidad de penetración e inversamente proporcional a la viscosidad del semen. Curiosamente los chimpancés han adoptado otra estrategia de "guerra de semen" relacionada con el volumen y la viscosidad, produciendo grandes cantidades de semen que se solidifica en la vagina como un molde.

    Una implicación de esta hipótesis es la diferencia de comportamiento sexual que debería existir en hombres circuncidados respecto a los que no lo han sido. Los autores han encontrado ciertas evidencias de que esto es así pero a través de estudios anecdóticos sobre la comparación que hacen algunas mujeres con la satisfacción de sus relaciones con ambos, llevando a pensar que los circuncidados suelen penetrar más fuerte y profundo y provocar ciertos problemas de sequedad vaginal y relaciones más incómodas. Sería interesante estudios más fiables en esa dirección prometedora.

    Una consecuencia interesante es las diferencias que se podrían producir entre varones circuncidados y varones sin circuncidar. Los penes de varones circuncidados podrían ser más eficientes desplazando fluidos por el hecho de que la pérdida de sensibilidad con la intervención les obliga a penetrar con más fuerza y mayor profundidad. Eso implicaría --siguiendo la hipótesis de los autores-- una ventaja reproductiva en el hecho de que aumentaría la probabilidad de que los hijos de los circuncidados fuesen propios con respecto a la probabilidad de que lo fuesen los de varones sin circuncidar. Eso podría ser comprobado con test de ADN de ambos grupos o incluso con test de semejanza física según propuesta de los propios autores.

    Referencias

  • The Merry Band of Wrigglers. Men, women, passion, and sperm. Slate. Febrero 2008
  • Semen Displacement as a Sperm Competition Strategy in Humans. Evolutionary Psychology human-nature.com/ep – 2004. 2: 12-23

    2008-02-17 16:55 | Comportamiento humano, Evolucion, Biologia | 6 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://ecos.blogalia.com//trackbacks/55652

    Comentarios

    1
    De: El PaleoFreak Fecha: 2008-02-17 19:55

    "cuando los hombres pasan algo de tiempo alejados de sus mujeres, al regreso tienden a tener mayor deseo sexual por ella y a penetrar más fuerte y más profundo, lo que parece consistente con la idea de la retirada del posible semen del rival"

    ¿Y no se explica mejor simplemente pensando que tienen más ganas porque llevan tiempo sin hacerlo?

    "Pero precisamente el mecanismo que podría evitar este hecho es la mayor dificultad en la erección después de una primera relación"

    Ya. Lo que pasa es que esa "dificultad" se explica mejor como una adaptación para regenerar el esperma y por tanto optimizar la capacidad reproductiva.

    "Por ejemplo los chimpancés --y el resto de primates-- no presentan la misma anatomía."

    Y sin embargo presentan alta competitividad espermática. Por tanto, si nuestros más próximos parientes presentan rivalidad espermática alta y no tienen esa forma de pene, deberíamos, quizá, pensar que la hipótesis se debilita en lugar de buscar explicaciones ad hoc...

    "Curiosamente los chimpancés han adoptado otra estrategia de "guerra de semen"

    Al decir "otra" ya estamos dando por válida la polémica hipótesis de las guerras de semen en humanos.

    En fin, todo muy provocativo, muy periodístico, pero científicamente muy endeble. Cuando las cosas sencillas se tienen que explicar de un modo tan rebuscado, malo...



    2
    De: Pedro J. Fecha: 2008-02-17 20:58

    Hombre Paleofreak, no te voy a negar yo que la ciencia es endeble, lo que no significa que sea despreciable.
    En primer lugar, ¿hay alguna otra hipótesis algo más robusta que ésta de por qué el pene humano tiene la forma que tiene y por qué la diferencia con el resto de primates?. Al menos los autores no mencionan que haya otra.

    Lo que comentas de la competitividad espermática, es cierto que los chimpancés han resuelto el problema de otra manera lo que no implica que los seres humanos --que al fin y al cabo llevan varios millones de años en otra rama evolutiva-- hayan encontrado otra solución. De hecho, supongo que también se habrá producido cierta presión sobre viscosidad y volumen seminal como en los chimpancés, pero además quizás esté la contribución de la hipótesis de los autores.

    Por otro lado te olvidas que al fin y al cabo la hipótesis hace una predicción sobre el comportamiento sexual de circuncidados y no circuncidados que a mí no me parece obvia.

    Un artículo que propone una hipótesis, busca sus puntos flacos y propone ciertas predicciones no del todo obvias es ciencia de la buena. Otra cosa es que la hipótesis termine siendo correcta o no.



    3
    De: El PaleoFreak Fecha: 2008-02-17 21:42

    No conozco otras hipótesis publicadas sobre la forma del pene humano, pero a cualquiera que piense un poco se le ocurren cosas mucho más sencillas, pero menos vendibles: la forma de pistón, por ejemplo aumenta el rozamiento en el retroceso, por tanto el placer y la "búsqueda" de coitos. Por supuesto que el ser humano podría haber encontrado "otra solución" a la competencia espermática, distinta de todas las que conocemos: cantidad y calidad del semen (la nuestra es desastrosa), viscosidad, presencia de espinas y rugosidades en el pene (mucho mejores para retirar el esperma del rival). El problema es que no hay pruebas de que exista esa competencia espermática en nuestra especie, y cualquier sistema de retirada de semen retirará con mucha mayor probabilidad antes el tuyo que el del butanero.
    Pero lo que me da risa es que el caso se presenta de forma circular: la forma del pene se explica por la competencia espermática, y la competencia espermática por la forma del pene. Un par de hipótesis no pueden ser prueba de sí mismas, salvo en la ciencia patológica.
    Lo del comportamiento de los circuncidados, la verdad, no lo he entendido.



    4
    De: Pedro J. Fecha: 2008-02-17 22:46

    Con razón, porque lo he explicado al revés. El hecho es que los penes de varones circuncidados podrían ser más eficientes desplazando fluidos por el hecho de que la pérdida de sensibilidad con la intervención les obliga a penetrar con más fuerza y mayor profundidad. Eso implicaría --siguiendo la hipótesis de los autores-- una ventaja reproductiva en el hecho de que aumentaría la probabilidad de que los hijos de los circuncidados fuesen propios con respecto a la probabilidad de que lo fuesen los de varones sin circuncidar. Eso podría ser comprobado con test de ADN de los dos grupos o incluso con test de semejanza física, como proponen los autores.



    5
    De: El PaleoFreak Fecha: 2008-02-17 23:16

    Si se penetra a más profundidad, la eficacia de la fecundación aumenta y por tanto la probabilidad de tener hijos propios puede aumentar también. La predicción se cumpliría sin desplazamiento de semen. Por otra parte, la circuncisión está ligada a una serie de factores ambientales que pueden influir en el resultado, y sería difícil separarlos. Por cierto, si los penes circuncidados son tan buenos en esto de la competencia espermática ¿cómo es que no ha desaparecido o se ha reducido el prepucio rápidamente durante la evolución humana?



    6
    De: germanPG Fecha: 2008-02-19 12:14

    Estoy con Paleo de que parece una teoria muy traida por los pelos.
    El pene humano se diferencia del de otros primates en varias caracteristicas:
    Es el de mayor tamaño.
    Tiene mucha mayor enervacion (sensacion) en el prepucio.
    No tiene hueso peniano.
    Es bulboso (tambien en los Babuinos).

    Recuerdo un libro que lei hace muchos años, Eva al desnudo de Elaine Morgan. En este libro se especulaba con un origen de la especie humana en la zona intermareal de las playas. Este origen explicaba la falta de pelo, la grasa subcutanea, los caracteres sexuales secundarios en el rostro, etc.
    Las hembras tambien habrian sufrido un desplazamiento hacia delante de su vagina como adaptacion a poder sentarse con mayor comodidad en la arena para dar de mamar etc. Esto produjo, a partir de determinado momento, que la copula no pudiera ser trasera con las dificultades inherentes a ello.
    Dicha cambio en la forma de copular puede dar cuenta,para mi,de las diferencias expuestas entre el pene del hombre y el de los demas primates.
    En relacion con el tema:
    http://www.norm.org/prepuce.pdf
    http://en.wikipedia.org/wiki/Aquatic_ape_hypothesis



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.224.141.20 (f53379e31b)
    Comentario

    portada | subir | Entradas anteriores→