ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

Ecos del futuro

Reflexiones sobre ciencia, economía, ecología, política y comportamiento humano

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


Últimos comentarios

  • Pedro J. en Ese insignificante e incomprendido CO2
  • Albert en Ese insignificante e incomprendido CO2
  • Pedro J. en ¡Mememental, querido Watson!
  • Pedro J. en ¡Mememental, querido Watson!
  • Pedro J. en Nobel de la paz e ignorancia
  • Rawandi en Por qué deberíamos confiar en los científicos
  • zet1 en Estratagemas antinucleares
  • zet1 en En defensa del argumento de autoridad y el consenso científico
  • zet1 en Por qué deberíamos confiar en los científicos
  • zet1 en Por qué deberíamos confiar en los científicos


  • Categorías

  • Acertijos
  • Astronomia
  • Ateismo
  • Biologia
  • Cambio climatico
  • Civilizacion
  • Comportamiento humano
  • Corporaciones
  • cortos
  • Crisis
  • Cristianismo
  • Destino
  • Dinero
  • Ecologia
  • Economia
  • Educacion
  • Energia
  • Enlaces
  • Escepticismo
  • Etica
  • Evolucion
  • Extincion
  • Felicidad
  • Fisica
  • Futuro
  • Genetica
  • Globalizacion
  • Guerra
  • Historia
  • Humor
  • Islam
  • Libros
  • Longevidad
  • Loteria
  • Metodo cientifico
  • Neurologia
  • Nuclear
  • Ocio
  • Petroleo
  • Política
  • Psicologia
  • Religion
  • Riesgo
  • Salud
  • Sociedad
  • Tecnologia
  • Trabajo

  • Series

  • Mecánica cuántica. En progreso

  • Materia oscura

  • Economía de la práctica religiosa

  • Imagen del principio del universo

  • Ahogado en una supercuerda


    En la red

  • Antigua página personal
  • Tutorial de Cosmología
  • @ecosdelfuturo
  • La ciencia del cambio climático


    Creative Commons License
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.


    2006-2017

    Pedro J. Hernández



    Blogalia

    Blogalia

  • Inicio > Historias > Simulando el futuro

    Simulando el futuro

    Después de una vacaciones en la isla de El Hierro, lugar perfecto donde los haya para desconectar mentalmente de la carrera de ratas diaria, llego con varios frentes abiertos que me obligan a la multitarea, que como explicaba un artículo en El País, es rival del rendimiento, o al menos de poder hacer bien todo lo que uno se propone. Pero parece que estoy en el rango de edad adecuado para enfrentarme mejor al reto
    Los jóvenes, de acuerdo con la idea convencional, son los más aptos para compaginar tareas. Sólo hay que observar a los adolescentes y trabajadores veinteañeros enviando correos electrónicos, chateando y escuchando su iPod, todo al mismo tiempo. Una investigación reciente del Institute for the Future of the Mind, de la Universidad de Oxford, indica que la percepción popular es cuestionable. Se dio a un grupo de 18-21 años y a un grupo de 35-39 años, 90 segundos para traducir imágenes a números mediante un sencillo código. Los jóvenes obtuvieron un resultado un 10% mejor cuando no se les interrumpía. Pero cuando ambos grupos eran interrumpidos por una llamada telefónica, un SMS o un mensaje instantáneo, el grupo de más edad igualaba al joven en velocidad y precisión.


    Participaba hace pocos días en una interesante charla en las no menos interesantes entradas del blog La Singularidad Desnuda sobre le argumento de la simulación. Comentaba por allí que --como describía maravillosamente Richard Dawkins en El Relojero Ciego con el ejemplo de los murciélagos--, nuestros cerebros hacen una recreación maravillosa de nuestro entorno que no es más que una simulación imperfecta, pero suficientemente aproximada de la realidad externa como para permitirnos la supervivencia, al menos el tiempo necesario para la reproducción.

    Pero viendo un episodio de la serie House, hubo una escena que me cautivó. El protagonista se pasó durante varios episodios de la 2ª temporada intentado llevarse al huerto de nuevo a su ex-esposa con las más sucias artimañas –ya saben, todo vale cuando se trata del amor y la guerra--. Y cuando ella está dispuesta a irse de nuevo con él, House empieza a hacer una predicción detallada de cómo transcurrirá la relación a partir de entonces, llegando a la conclusión de que no funcionaría. La mente de House hizo una simulación del futuro a partir de los acontecimientos pasados.

    Y eso es lo que podrían estar haciendo nuestras mentes todo el tiempo. Y resulta que me encuentro esta interesante entrada en Scientific Blogging al respecto –lo cierto es que no recuerdo que fue primero, pero en aras de hilar una historia algo más interesante, una mentirijilla inofensiva puede darle algo salsa a la entrada. Y de hecho, esa es una de las maneras en que suele funcionar nuestra memoria, añadiendo ciertas mentirijillas para que los hechos que realmente no recordamos tengan cierto sentido--.
    Simulating the future and remembering the past: Are we prediction machines?
    Donde lo relevante es la conexión que podría existir entre la recuperación de los recuerdos y la recreación del futuro: activación de las mismas áreas cerebrales. El hecho de que la memoria sea tan imperfecta puede ayudar a crear variaciones sobre el mismo tema que podrían de hecho ser utilizadas como predicciones de cómo se puede desarrollar el futuro. Y es interesante notar que al parecer también las mismas áreas cerebrales están relacionadas con la teoría de la mente, es decir, la simulación que hace nuestro cerebro de lo que están pensando los demás para predecir su comportamiento.

    Si juntamos el simple hecho de que nuestra memoria sea borrosa y el cerebro haga reconstrucciones para dar sentido al pasado y para hacer predicciones del futuro con la extrema confianza que damos al resultado de esas predicciones, tenemos un montón de prejuicios asociados que son típicos de nuestras predicciones del futuro, tanto de nuestras propias vidas, como de aspectos generales. Hay un magnífico blog dedicado a esos y otros importante prejuicios: Overcoming Bias, pero los dos artículos clave –o al menos el que a mí personalmente me interesa por la relación con este blog-- son
    Cognitive biases potentially affecting judgment of global risks.
    Neuroeconomics: How neuroscience can inform economics

    Ambos artículos darán para numerosas entradas. En un mundo tan complejo como el actual, no es nuestra incapacidad de estimar las consecuencias de nuestras acciones lo más importante, sino la incapacidad de reconocer esa incapacidad fundamental de nuestras mentes para obrar en consecuencia.

    2007-04-09 21:27 | | 0 Comentarios


    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://ecos.blogalia.com//trackbacks/48554

    Comentarios

    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.80.157.133 (b8e69c4ca4)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?

    portada | subir | Entradas anteriores→